Esta formación imponente llama la atención por su apariencia de fortaleza antigua, que se divisa desde muy lejos entre la bruma del Golfo San Matías. Grupos dedicados al estudio de fenómenos esotéricos sostienen que a ese lugar habría llegado hace mil años, traído por caballeros templarios, el Santo Grial o Cáliz Sagrado.