conchillaPuerto San Antonio Este

La extensa franja costera local tiene para ofrecer rincones aptos para todos los gustos, incluso para aquellos amantes del descanso y la tranquilidad que buscan alejarse del ruido de los paradores céntricos de Las Grutas.

Es el caso de las playas de Las Conchillas, ubicadas a 60 km del balneario grutense, que extienden su oferta de naturaleza en estado puro poco antes de ingresar al casco urbano de la villa portuaria.
Aunque son muchos los que desde hace tiempo directamente se alojan en el Puerto para pasar su estadía visitando esas costas, no son pocos los que por estos días, obligados por...

la ocupación plena que registra Las Grutas, optan por buscar alojamiento allí y descubren un paisaje distinto y asombroso.
"En el Puerto SAE, que posee menor oferta en cuanto a plazas, a veces se encuentra todo cubierto, y ocurre lo mismo con San Antonio Oeste. La situación va fluctuando pero lo que recomendamos es que los turistas arriben con reservas, para evitar inconvenientes" según indican de la secretaría de turismo.

En este marco, los que obligados por la situación tienen que recalar en SAE para alojarse, o aquellos que quieran conocer un lugar distinto para disfrutar de una o varias jornadas, no se arrepentirán y quedarán cautivos de una postal incomparable.

Ocurre que en estas playas el dorado de la arena es reemplazado por el blanco que aportan miles de conchillas de moluscos bivalvos, qué, a través del tiempo, erosionadas por la acción del sol y el viento conformaron un lecho blanco que se extiende cubriendo por completo la costa.

De esta manera el azul profundo del agua parece intensificarse ante tanta blancura, que sólo interrumpe la presencia de algunas sombrillas, qué, como coloridos manchones, salpican aquí y allá la nívea imagen que transmite la playa.

El silencio, uno de los bienes más preciados para algunos que asocian las vacaciones con el absoluto relax, se despliega sin interrupciones en este balneario.

Debido a esto, escuchar el sonido que produce el mar al impactar sobre las conchillas de la costa, que resuenan como miles de cristales rompiéndose, es una de las delicias que invitan a los visitantes a dejarse llevar por la calma, y entregarse al disfrute de la naturaleza.

Por otra parte un parador ofrece todos los servicios necesarios para garantizar una amena estadía al aire libre, y además posibilita que los amantes de los pescados y mariscos locales puedan darse el gusto de disfrutar de un excelente menú.

La oferta gastronómica se intensifica además en el casco urbano de la villa portuaria, dónde varios restó centran sus especialidades en los sabores que aporta la riqueza del golfo San Matías.conchilla 3